En Chile:

Reunión de Bilderberg es ilícita bajo legislación estadounidense

El 6 de junio de 2008, Infowars reportó la asistencia de Obama y Hillary Clinton a la reunión de Bilderberg, llevada a cabo en el Hotel Marriot en Chantilly, Virginia. El encuentro se mantuvo en secreto por una buena razón: ambos habían cometido un delito grave.

Bajo la llamada Ley Logan, aprobada durante la presidencia de John Adams en 1799, es ilegal que «ciudadanos no autorizados» negocien con gobiernos extranjeros.

El Acta de Ley Logan dice lo siguiente:

«Cualquier ciudadano de los Estados Unidos, donde quiera que esté, que sin autorización de los Estados Unidos, directa o indirectamente, comience o mantenga cualquier tipo de correspondencia o relación con cualquier gobierno extranjero, o cualquier funcionario o agente del mismo, con intención de influir en las medidas o conductas de cualquier gobierno extranjero, o cualquier funcionario o agente del mismo, en relación con cualquier disputa o controversia con los Estados Unidos, o de quebrantar las medidas de los Estados Unidos, será multado bajo este título, puesto en prisión por no más de tres años, o ambas

Si examinamos la lista oficial de participantes de Bilderberg (el grupo ahora publica la lista en su sitio “oficial»), detectaremos a un gran número de ciudadanos estadounidenses, incluyendo al senador de Massachusetts, John Kerry, el gobernador de Indiana, un consejero de Seguridad Nacional (NSA) y un gran número de banqueros, presidentes de compañías, y otros más.

Todos ellos están violando la ley y debiesen ser arrestados inmediatamente.

Pero ninguno de ellos ha sido condenado o arrestado bajo esta ley. El único caso donde la Ley Logan entró en función, fue en 1803, cuando un jurado acusó a Francis Flournoy, un granjero de Kentucky, por publicar un artículo en el Frankfort Guardian of Liberty. Flournoy había expresado su abogacía por una nación separada, independiente y aliada con Francia, en la zona oeste de los Estados Unidos.

También está el caso de John D. Martin, un prisionero de guerra de Corea del Norte, quien fue puesto bajo corte marcial por colaborar con este país y realizar clases de “re-educación”. El caso fue desestimado. En 1967, el gobierno quiso utilizar esta ley contra Stokely Carmichael por una visita que éste hizo a Hanoi, en la guerra de Vietnam. Charmichael nunca fue acusado.

Por supuesto, cuando se trata de los titanes de la industria, banqueros y globalistas, esta ley es irrelevante. Se concluye que los miembros de Bilderberg operan bajo sus propias leyes y códigos morales. Considerando sus crímenes, guerras, asesinatos en masa, el robo de billones de dólares y otras estafas monumentales e ilegalidades registradas, violar la Ley Logan palidece en comparación.

Sería bueno, sin embargo, que uno o dos policías actualmente rodeando el Hotel Marriot en Chantilly, Virginia, marcharan a la reunión y arrestaran a algunos de estos traidores, comenzando por David Rockefeller y Henry Kissinger.