En Chile:

Lobby de vacunas lanza nuevo fraude sobre seguridad de inyección de Gardasil

Luego de los comentarios de la parlamentaria Michele Bachmann de que la inyección de Gardasil causaba retardación mental, lobistas de vacunas y medios de establishment amistosos con las farmacéuticas han lanzado un nuevo fraude afirmando que la vacuna es completamente segura, a pesar de que las propias cifras del CDC confirman más de 18,000 casos de reacciones adversas.

La vacuna HPV se ha vuelto un tema de conversación reiterativo en la campaña presidencial, después de que Ron Paul confrontara a su rival Rick Perry cuando indicó que el ex jefe de gabinete del gobernador de Texas era un lobista de Merck, al mismo tiempo en que Perry obligó que todas las niñas del estado recibieran una inyección con una orden ejecutiva.

No obstante, la controversia sólo se vio intensificada cuando Michele Bachmann contó a Today Show que una madre se le había acercado después del debate republicano de la semana pasada, contándole que su hija sufrió retardación mental luego de recibir la vacuna HPV.

Esto llevó a partidarios de la vacuna, muchos de los cuales tienen lazos directos con la Farmacéutica Merck, a hacer circular el fraude, con el apoyo entusiasta de la prensa corporativa, de que la inyección de HPV es completamente segura y no tiene ningún efecto secundario.

“Dr. Arthur Caplan, director del Centro de Bioética de la Universidad de Pensilvania, ofreció a Bachmann $10,000 dólares si podía producir evidencia sólida de algún caso donde la ‘víctima de la vacuna’ haya desarrollado discapacidad mental posterior a una inyección de HPV”, reporta CBS News.

“Desde que la vacuna ha sido introducida, más de 35 millones de dosis han sido administradas, y tiene un excelente antecedente de ser segura”, respondió la Academia Americana de Pediatras en una declaración.

Dr. William Schaffner de la Universidad de Vanderbilt también contó a ABC News, “La vacuna HPV y otras vacunas son maravillosamente seguras, han sido testeadas exhaustivamente y estamos muy complacidos en decir que son seguras”.

El nivel de complacencia de Schaffner en afirmar que la vacuna es segura podría derivar del hecho de que su Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas ha otorgado premios a la impulsora de inoculaciones, Fundación Bill & Melinda Gates, como también a Paul A. Offit MD, un vehemente promotor de la vacuna que mantiene un puesto de investigación de $1.5 millones de dólares en un hospital de niños financiado por Merck y posee varias patentes de vacunas.

Sin embargo, las propias cifras del Centro de Control de Enfermedades (CDC) ilustran claramente cómo la inyección de HPV no es para nada algo “maravillosamente seguro”, como sus defensores vinculados a Merck afirman.

Las propias cifras del CDC muestran que han habido “18,727 reportes de incidentes adversos luego de la vacunación de Gardasil®”, incluyendo 68 muertes. El reporte también detalla el vínculo entre la vacuna y coágulos de sangre, el síndrome de Guillain-Barré, como también desmayos, náuseas y fiebre.

Atacando a Bachmann por citar casos anecdóticos donde la vacuna causa “retardación mental”, el establishment farmacéutico ha lanzado un sofisticado fraude con la intención de manipular al público para que crea que la vacuna no tiene ningún efecto secundario, cuando en realidad ésta ha sido conectada directamente a muertes, complicaciones en el embarazo, convulsiones, y todo un conjunto de serios problemas para la salud.