En Chile:

Economista estadounidense solicita al gobierno que fabrique una guerra para salvar la economía

En medio de la reacción melodramática al explayamiento del economista Paul Krugman sobre el impacto que una invasión alienígena tendría sobre la economía de EE.UU., muchos han fallado en entender que Kurgman pedía que el gobierno fabricara un evento o una guerra para que actuara como cortina de humo en el continuo saqueo del pueblo estadounidense.

Krugman, un escritor del New York Times que a menudo es atacado por tipos como Max Keiser y Gerald Celente al ser un peón del establishment y un apologista de la Reserva Federal, apareció en el show del luminario del CFR, Fareed Zakaria, en CNN, para elaborar un argumento radical.

“Si descubriéramos que alienígenas del espacio estuviesen planeando atacarnos y necesitáramos un enorme monto para contrarrestar la amenaza espacial alienígena, y realmente la inflación y el déficit presupuestario pasaran ante ello a un segundo plano, este hundimiento terminaría en 18 meses. Y si luego descubriéramos que, oops, cometimos un error, que no hay alienígenas, estaríamos mejor”, remarcó Krugman.

“Hubo un episodio de Twilight Zone como éste, donde científicos falsificaban una amenaza alienígena para alcanzar la paz mundial. Bueno, esta vez… necesitamos eso para obtener un estímulo fiscal”, agregó.

De manera predecible, la discusión subsiguiente sobre los comentarios de Krugman estuvo concentrada en su sensacional analogía de una invasión extraterrestre, perdiendo así el verdadero fondo de sus dichos – la recomendación de Krugman, a la administración Obama, para que escenificara una crisis falsa, o bien una guerra, con el objetivo de solventar su agenda económica.

Como hemos remarcado previamente, meter a Estados Unidos en otra guerra de proporciones globales ha sido para el gobierno, desde mucho tiempo, una de las opciones sobre la mesa, de manera que pueda superar la crisis financiera y prevenga cualquier esfuerzo por arreglar los problemas fundamentales que causaron el colapso en primer lugar, además de proteger a aquellos que lucraron con él.

Como reportamos en octubre de 2008, la Corporación RAND confeccionó un plan para presionar al Pentágono y hacer que éste iniciara una guerra con una potencia extranjera importante, fuese China, Irán o Rusia, en un intento por estimular la economía estadounidense y prevenir una recesión de doble profundidad.

Según se reportó, la propuesta de RAND instó descaradamente a que una nueva guerra fuese iniciada para beneficiar a la economía, pero enfatizó que el país atacado debía representar un poder influyente, y no un país pequeño a la escala de Afganistán o Irak.

Alex Jones: ¿Sólo un ataque terrorista podrá salvar a Obama? (3-10-10)

Numerosos estrategas políticos han pedido al Presidente Obama que explote una crisis escenificada para dar nuevo impulso a su agenda política doméstica, mientras sus índices de aprobación caen a una baja histórica.

Toda indicación muestra que Obama está en camino hacia una completa derrota en 2012, por lo cual estrategas demócratas han dicho que la única forma de salvar su presidencia es un ataque terrorista doméstico, a la escala de lo ocurrido en la Ciudad de Oklahoma o el 9/11.

El año pasado, apareciendo en el show “Hardball” de Chris Matthews, en MSNBC, el ex Clintonita y agente demócrata, Mark Penn, dijo que Obama necesitaba un evento al estilo del atentado en la Ciudad de Oklahoma para recuperar su popularidad.

“Recuerden, el Presidente Clinton se reconectó a través de Oklahoma, ¿no?”, dijo Penn. “Y el presidente ahora mismo parece removido. No fue hasta aquel discurso (después del atentado) que (Clinton) conectó realmente con el público estadounidense. Obama necesita un momento definitorio similar.”

El ex asesor del Presidente Clinton, Robert Shapiro, repitió una retórica parecida cuando escribió en el Financial Times que sólo un atentado al estilo de Oklahoma o el 9/11 podría proveer a Obama la oportunidad de demostrar su fortaleza de líder.

“El punto de fondo aquí es que los estadounidenses no creen en el liderazgo del Presidente Obama”, dijo Shapiro, agregando, “Él tiene que buscar una forma, desde aquí a noviembre, para demostrar que es un líder que puede comandar la confianza y, a falta de un evento como el 9/11 o un atentado a la Ciudad de Oklahoma, no se me ocurre cómo podría hacerlo.”

Ver video de Krugman en inglés

POSTS POPULARES