En Chile:

Condenan a miembros de banda internacional compuesta por traficante que “se escapó” de la PDI

Tres ciudadanos colombianos y un nicaragüense fueron condenados por el delito de tráfico de drogas, mientras que un quinto integrante de la banda sigue libre tras haberse dado a la fuga cuando estaba en custodia de la PDI el año pasado.

Este viernes la segunda sala del Tribunal Oral de Talca dictó sentencia en contra de Robel Vargas, Rubén Aguilar y Rodrigo Hincapié, todos ellos de nacionalidad colombiana, quienes junto al nicaragüense Ramón Urcuyo fueron detenidos en julio de 2013, en posesión de 16 litros de cocaína líquida que pretendían ingresar a la Región del Maule.

El caso fue llevado a juicio por el fiscal Patricio Caroca, quien junto a la Brigada Antinarcóticos de Talca logró desbaratar una serie de laboratorios donde se cocinaba la droga desde su estado líquido a estado sólido, la cual estaba destinada a “ser exportada desde el Maule con destino a Europa, específicamente a Holanda, simulada en un embarque de vinos de alto costo”, según publicó hoy el diario El Centro.

Durante la audiencia de ayer, el Ministerio Público reveló un documento emitido por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, a petición de la oficina del FBI en Chile, donde se informaba que un imputado colombiano ya había escapado de la justicia estadounidense en 1994, cuando se fugó de una cárcel federal mientras cumplía una condena por el mismo delito en el Estado de Minessotta.

El periódico maulino ya citado consignó además que los detenidos “utilizaron dinero ingresado ilegalmente a Chile para arrendar casas” y “contaban con sofisticados sistemas de seguridad, ya que casi no hablaban por teléfono celular y solo utilizaban mensajes de texto en clave”.

Cabe señalar que aún se encuentra prófugo un cuarto colombiano que integraba la red y que originalmente había sido detenido por funcionarios de la policía civil.

Según reportearon diarios locales, el fugado Wilson Vásquez, quien ejercía labores como cocinero de la droga incautada, se había acogido a la figura legal de la “cooperación eficaz”, motivo por el que la Fiscalía gestionó su egreso temporal de la cárcel en 2013, quedando bajo el cuidado de los detectives antinarcóticos de Talca para efectuar un operativo en la capital. Fue en esa ocasión que el colombiano escapó de la policía.

El incidente se mantuvo en reserva durante los primeros días del mismo a fin de asegurar la recaptura del detenido, sin embargo no fue posible ubicarlo, sobreseyendo así cualquier investigación en su contra. La evasión llevó al Ministerio Público a iniciar un proceso penal en contra de los funcionarios de la PDI que estaban a cargo de la custodia del extranjero, quienes paralelamente fueron sometidos a un sumario administrativo.

Recordemos que a inicios de noviembre, en otro hecho que generó suspicacia, dos subinspectores de la policía civil, Manuel Bustos Vásquez y Luis Farías Villagran, fueron acusados de transportar cerca de 300 kilos de cocaína desde el norte de Chile a la Región Metropolitana, en vehículos fiscales. A la fecha de ser puestos a disposición de la justicia, la esposa de uno de ellos se desempeñaba en la Brigada Antinarcóticos de Talca, ciudad en la cual se acopiaba parte de las sustancias ilícitas.

El escándalo anterior le costó la cabeza al prefecto inspector Luis Sandoval Monteiro, quien pasó a retiro en la conformación del Alto Mando de la PDI para 2015.