En Chile:

Colusión de los pollos: Suprema tendrá la última palabra para compensar a consumidores

Más de 12 millones de dólares de multa aplicó el Tribunal de Libre Competencia al condenar a grandes cadenas de supermercados por ponerse de acuerdo para fijar los precios de la carne fresca de pollo en el mercado chileno.

La investigación de la Fiscalía Nacional Económica detectó que Cencosud (Jumbo, de Horst Paulmann), Walmart (Líder, de control estadounidense) y SMU (Unimarc, propiedad del Grupo Saieh) se coludieron para afectar el bolsillo de los consumidores entre los años 2008 y 2011.

“Estas prácticas deben ser desterradas definitivamente y de una vez de nuestra economía, no sólo porque afectan la fe pública y el funcionamiento de los mercados, sino porque especialmente atentan contra las necesidades más urgentes de la población”, dijo el titular de Economía, José Ramón Valente.

El ministro de gobierno agregó que la carne de pollo es un alimento importante en la dieta de las personas de escasos recursos. “Una familia de bajos ingresos en Chile, consume 4 veces más proporcionalmente a su ingreso, carne de pollo que una de alto ingreso”, afirmó.

El director del Sernac, Lucas del Villar, añadió que están a la espera del dictamen del máximo tribunal del país para buscar medidas compensatorias en favor de los consumidores como ya ocurrió tras destaparse la colusión del confort.

El caso abre una caja de Pandora, ya que de acuerdo a la evidencia reunida en la investigación de la FNE, “el tipo de interacciones entre supermercados y proveedores no se limita a la categoría de pollo fresco, existiendo antecedentes que dan cuenta de un cierto grado de transversalidad de la misma respecto a otros productos que componen la canasta”.

En 2016, la justicia chilena determinó que los proveedores de pollo, Agrosuper, Ariztía y Don Pollo, también se habían coludido.