En Chile:

Abogado de familia Matute resta credibilidad a tesis original de la PDI que apuntaba a Araos

El abogado que representa a la familia del estudiante penquista Jorge Matute Johns, Fernando Saenger, discrepó este lunes de la investigación realizada por el ex comisario de la PDI Héctor Arenas, que derivó en el procesamiento de un grupo de jóvenes por el presunto delito de obstrucción a la justicia.

“Arenas dijo siempre que la solución del caso estaba en estos muchachos que fueron detenidos (siete)… en el año 2001. Yo personalmente lo pongo en duda”, manifestó Saenger a Radio Bio Bio.

De acuerdo a la hipótesis original de la policía civil, la agresión y posterior desaparición de Matute ocurrió en el patio del estacionamiento de la discoteca “La Cucaracha”. En consecuencia, el informe del comisario Arenas sindicó como responsables directos a tres de los siete procesados, expiando de toda culpa al dueño del local, Bruno Betanzo, y a sus guardias.

Los procesados Óscar Araos Díaz, Jaime Rojas López, Carlos Alarcón Roa, Cristián Herrera Bermedo, Ignacio del Río Bolzmann, Federico Homper Navarrete y Jorge Bañados Zapata, tiempo después, quedaron libres sin prueba ni mérito.

Los nuevos antecedentes recabados por el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción, Jaime Solís, han abierto las posibilidades de que el impune crimen de Matute Johns pueda esclarecerse, situación que la familia abraza con esperanza y cautela.

Esta jornada el abogado Fernando Saenger se reunió con el magistrado Solís para solicitarle la exhumación de los restos del joven, de manera que el Servicio Médico Legal realice los peritajes que permitan establecer las causas de su muerte. El director del SML, Patricio Bustos, emanó un informe que ratifica la posibilidad de una nueva autopsia por existir mejores tecnologías y procedimientos para realizar la diligencia.

También espera ser resuelta la citación del ex sacerdote Andrés San Martín quien habría recibido, mediante secreto de confesión, datos claves que podrían identificar a los autores del homicidio.

El informe que inculpó a Betanzo

En 2004, la defensa de los jóvenes procesados presentó al ministro Juan Rubilar, a través del ex comisario de la PDI Jorge Barraza, un informe que apuntaba al personal de La Cucaracha y a su regente, el médico cirujano y arquitecto Bruno Betanzo, como responsables de la muerte de Coke la madrugada del 20 de noviembre de 1999.

El documento – que se apoya en testigos presenciales y terminó siendo desestimado por Rubilar – estableció la desaparición a las 4:30 horas y como autor material del crimen a Marcelo Ramos, guardia de la discoteca.

Barraza concluyó que el móvil de la golpiza ocurrida en los subterráneos de la disco derivó de una fuerte discusión por celos entre Bruno Betanzo y su pareja Carmen Sereño. “Al tipo que anda con ustedes le van a sacar la cresta porque está pintando el mono”, fue el comentario que le hizo uno de los testigos a María José Maldonado, quien ingresó al local en compañía de Matute.

Según Cristian Araos, hermano de uno de los procesados, la muerte de Jorge Matute Johns «es circunstancial, porque se encontraba en un recinto donde se traficaba droga (ex discoteca La Cucaracha) y se saca su cuerpo de ahí para evitar que se investigue el local». En una entrevista realizada por ADN Radio en septiembre de 2009, el joven agregó que la red de narcotráfico eventualmente ligada a la disco «incluye personeros de altas instituciones y debe ser investigado».